CRYPTOSPAIN

Cómo cobrar con criptomonedas en tu negocio y eludir fiscalmente

cobrar con criptomonedas y eludir fiscalmente

Tabla de contenidos

¿Puedes cobrar criptomonedas en tu negocio? La respuesta es un rotundo sí, por supuesto. Pero como imaginarás, todo tiene sus matices, y existen formas y formas de hacer las cosas.

Hoy te vamos a contar cómo cobrar con criptomonedas en tu negocio de forma correcta para eludir fiscalmente.

Pero antes de empezar, queremos recordarte que tienes a tu disposición nuestra Formación de Elusión Fiscal Crypto y Societaria.

El mejor consejo que siempre te daremos es que te formes, que aprendas lo máximo posible para protegerte a ti y a tus seres queridos de un Estado ladrón y de un país que se está yendo a la ruina.

Haz clic en el enlace para ver un vídeo gratuito en el que te explicamos cuánto te está robando el Estado ahora mismo, sin que te des ni cuenta. Y mejor siéntate para verlo, porque cuando veas las cifras te vas a marear.

Y ahora sí, vamos al lío. 😉

¿Es legal cobrar con criptomonedas en tu negocio?

Aceptar criptomonedas en tu negocio no es más que aceptar una nueva forma de pago disponible. De hecho, sería perfectamente legal que colgaras un cartel en tu negocio diciendo: «Acepto zanahorias a cambio de mis servicios». Tú puedes aceptar como pago lo que te dé la gana.

Ahora bien, aquí estamos para hablar de criptomonedas y no te recomendamos que cobres en zanahorias. Puede que a la larga te vaya bien para la vista, pero no te saldrá demasiado rentable.

Por lo tanto, si lo que te interesa es cobrar en criptomonedas, presta atención a este post porque te vamos a explicar las dos formas que tienes de hacerlo.

  • Una que hace feliz a Hacienda.
  • Y otra que te hace feliz a ti.

Después ya eres libre de utilizar la que tú quieras. 😉

Cobrar en criptomonedas al gusto de Hacienda

Lo primero que tendrías que hacer es dar de alta un exchange corporativo a nombre de tu sociedad (en el caso de que seas una empresa) o a nombre de tu persona física en caso de ser autónomo.

Con esto montado, todas las operaciones que se realicen ese exchange las tendrás que declarar como parte de tu actividad económica.

De esta forma, todo sigue el curso habitual y Hacienda puede recibir su dinerito con el que comprar móviles o gambas al amiguete de turno.

En este exchange corporativo (por ejemplo con Kraken) lo que puedes hacer es sacar las diferentes direcciones públicas de las distintas criptomonedas que aceptas.

Después solo tendrás que poner un cartelito o los códigos QRs en tu negocio para que la gente llegue, lo escanee y te pague.

Fácil, rápido y Hacienda feliz.

Obviamente como es parte de tu actividad económica, el dinero que recaudes por esa vía entrará de la misma manera que si te hubieran pagado con tarjeta y tendrás que tributarlo y declararlo. Por lo tanto Hacienda ganará dinero y tú lo perderás.

Algunas personas lo hacen así simplemente porque queda guay. A nivel de marketing mola ser «cryptofriendly», y mucha gente lo ve y entra a comprar al tener la opción de pagar así.

A nosotros no nos convence demasiado este sistema de cobrar en criptomonedas, la verdad. ¿Y a ti?

Cobrar en criptomonedas y eludir fiscalmente

Esta segunda opción es la que realmente te interesa, y que a Hacienda no le va a molar nada. Pero Hacienda se va a tener que joder porque es perfectamente legal.

Lo primero que tienes que hacer es crear una wallet que no te identifica fiscalmente. Entonces coges las direcciones públicas de cada una de las criptomonedas y pones tu cartelito de:

«Se aceptan criptomonedas como pago».

Cuando un usuario haga el pago, ese dinero llegará a una wallet que repetimos, no te indetifica, por lo tanto Hacienda no puede considerar que no sea tuya.

Eso sí, hay algo que debes tener en cuenta aquí.

La relación con el cliente

Esto es importante, ya que si ocurre algún problema con el cliente, éste va a tener un ticket que dice que te ha pagado en criptomonedas, ya que tienes que atender a ese cliente con las mismas garantías que si hubiera pagado con tarjeta o con dinero en cash. Eso incluye un ticket.

Esto significa que si este cliente se va a Consumo y presenta una denuncia o una reclamación, hay constancia de que has cobrado en criptomonedas en tu negocio. Y la cosa se puede liar, parecido a lo que pasaría si estuvieras cobrando dinero en negro.

Hay muchas personas que lo que hacen es tener dos billeteras. Una asociada al exchange corporativo y otra que no lo está, de forma y manera que si hubiera algún problema con algún cliente o servicio, siempre puede decir que el pago se ha hecho al exchange corporativo.

Así no se levanta ninguna sospecha por parte de Hacienda de haber recibido algún ingreso que no se ha declarado.

Eludir fiscalmente está a tu alcance

Hoy te hemos contado una manera de cobrar con criptomonedas en tu negocio y no tributar por ellas.

Pero como podrás imaginar hay muchísimas formas de cobrar tus servicios pagando cero impuestos dentro de la ley, ya sea con un negocio físico u online.

Si es tu caso y te interesa saber más, recuerda que tienes nuestro contacto un poco más abajo y puedes consultarnos.


Si crees que te podemos ayudar en algo, envíanos un correo a info@cryptospainoficial.com y veremos tu caso. Puedes seguirnos en TikTokInstagram, nuestro canal de Telegram y Youtube donde compartimos consejos a diario que te permitirán optimizar al máximo tus finanzas pagando el mínimo de impuestos.

Si realmente quieres aprender a eludir fiscalmente dentro de la ley, entra ya a ver nuestra Formación de Elusión Fiscal Crypto y Societaria, descubre cuánto te está robando el Estado y quédate con lo que es tuyo.

El futuro ha llegado.

Comparte:

Explora más entradas

Cómo invertir en inmuebles

Cómo invertir en inmuebles desde cero

La inversión en ladrillo ha demostrado ser una inversión segura y rentable históricamente. Aunque hay mejores y peores épocas, puede ser un tipo de inversión

EL MIC reabre sus puertas

Apúntate para saber cómo acceder al Madeira Invest Club

Apertura Lunes 26 de febrero
A las 9.00 am (Madrid)

Madeira Invest Club (MIC) es un club privado cuyo objetivo es claro:

ganar dinero.

La meta es obtener rentabilidades mínimas a partir del 30 % anual.